fbpx

Seguinos en redes!:   

Desde una profunda comprensión sobre la complejidad que implica gestar una comunidad y habitar un nuevo territorio, incluimos en el proyecto de Comunidad en Champaqui la participación del equipo de Tierra Habitada como rol clave para acompañar la transición, en búsqueda hacia la sustentabilidad ambiental y económica.

Aquí nos cuentan por qué es importante custodiar la gestión comunitaria desde el comienzo, cómo va a ser ese proceso, en qué experiencias se basan, cómo se sostiene en el tiempo, y qué es una Comuna Autogestiva.

Fragilidad

Somos más de la mitad de la población global lxs hoy que vivimos en ciudades. En el extremo caso de Argentina, 9 de cada 10 personas despertamos en los centros urbanos todos los días. 

Desde comienzos del siglo pasado la desvalorización del trabajo rural y la promesa de progreso empujaron a millones a reubicarse alrededor de las nuevas fuentes de trabajo y los servicios públicos, haciendo vibrar la cultura en las esquinas con fusiones nunca antes vistas, transformando el tejido social que hasta el día de hoy sostiene la vida urbana.

Si bien podemos sentir la potencia de esta forma de vivir (de a muchos),  facilmente se deja entrever su fragilidad. Los sistemas de producción y consumo dejan por fuera a la salud y la equidad; los vínculos fugaces y utilitarios que articulan las relaciones se ven distanciados del entorno natural; por nombrar sólo algunos de los claros factores que influyen en la degradación de los sistemas sobre los cuales basamos nuestra vida diaria.

Empoderarnos

Precisamos enfocar el Diseño hacia los humanos y a la tierra. Esto significa salir del paradigma lineal y de descarte para acompasarnos con los ritmos del territorio, tanto natural como comunitario. Este es un trabajo que requiere paciencia y acompañamiento para que tenga efectos a largo plazo y el aprendizaje vivido no concluya en una experiencia fallida.

Desde Tierra Habitada facilitamos este camino a través del encuentro, la concientización y participación de los habitantes en todo el proceso, valorando los siguientes conceptos: desarrollo regenerativo local, permacultura, interdepencia, autogestión, diversidad, co-creación y multiculturalidad.

Entendemos que los individuos y grupos tienen la capacidad de identificar sus necesidades, proponer soluciones y tomar las decisiones adecuadas para el desarrollo de su entorno. Creemos que el abordaje comunitario nos conduce hacia prácticas colaborativas, de co-gobierno con la naturaleza y por lo tanto regenerativas con el entorno.

Por esto es que vamos a acompañar esta experiencia desde la perspectiva de la Gestión Comunitaria, trayendo todas las experiencias de trabajo territorial que tuvimos con familias en barrios populares urbanos y periurbanos, en entornos rurales con diseños regenerativos, con emprendedores de impacto social y ambiental y proyectos culturales comunitarios. Siempre desde una mirada multidisciplinaria que permita encontrar soluciones efectivas y duraderas en el tiempo.

Del usar al sentir

El territorio es un lienzo cargado de contenido. La intención de habitar un espacio sin presencia humana de manera comunitaria debe contemplar y conjugar a todas las partes. Cada futuro habitante posee su historia, sus creencias y hábitos que lo hacen único. El desafío es encontrarnos en la diversidad, el respeto mutuo y la confianza.

Queremos pasar del usar al sentir: usar los espacios es una respuesta funcional a necesidades materiales inmediatas, muchas veces sin tener en cuenta el impacto que estas interacciones generan con el entorno. En cambio sentir los espacios implica detenerse y contemplar para luego relacionarnos con el hábitat de una manera consciente, saludable y colaborativa. 
Guiaremos el proceso de diseño comunitario del entorno y los espacios comunes que lxs integrantes de la comunidad acuerden necesarios. Esto implica darnos tiempo a una comprensión profunda y arraigada con el entorno, para elaborar juntxs las estrategias que nos permitan, a través de los espacios, vivir de manera armoniosa con la naturaleza.

Organización

Proponemos entonces una Comuna Autogestiva: Para que podamos organizarnos de manera ágil e integrando a todas las personas; para que nos comuniquemos con amor, claridad y transparencia; para que consensuemos y nos demos el espacio para el intercambio y ser persuadidos; para que proyectemos juntxs aquellas maneras de sustentarnos y ofrecer al mundo lo que mejor sepamos hacer, sin dejar a un lado el hecho imprescindible de que cada unx se sienta parte y al mismo tiempo tenga libertad para decidir sobre sí. 

Queremos aventurarnos en este aprender: Un modelo no es la realidad ni una solución completa, un mapa no es el territorio, la teoría no reemplaza la vivencia. Los ciclos naturales nos enseñan la importancia de habitar la complejidad desde una mirada sistémica, donde los patrones sean un faro para encontrar respuestas eficaces en cuanto a los objetivos, y eficientes en cuanto a los recursos y energías.

¡Sean bienvenidxs!

Sumate a la convocatoria de esta comunidad en gestación: https://comunidadsustentable.com.ar/convocatoria-comunidad/

Por Tierra Habitada
www.tierrahabitada.com
facebook.com/tierrahabitada

Compartir este contenido!

1 comentario

Ana Maria Vera · 24 agosto, 2020 a las 4:26 pm

Estoy organizando un grupo de personas, con deseos y sentires similares a los que lei aqui. Quisiera saber en que consiste su acompañar
Estamos interesados en abrir una comunidad. Nos podemos contactar para ver como se hace…GRACIAS!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *